Alimentación y COVID-19

Si bien no hay nutrientes ni alimentos específicos que puedan prevenir o disminuir el riesgo por contagio en personas sanas, una adecuada alimentación es un importante recurso para fortalecer nuestro sistema inmune, pero, por si misma, no cura ni evita el contagio por Covid-19.

En nuestra alimentación existen nutrientes como el cobre, hierro, selenio, zinc, folatos, vitaminas A, B6, B12, C y D que contribuyen al normal funcionamiento del sistema inmunitario, nuestro sistema de defensas. Pero no hay fundamentos para potenciar su consumo, más allá de que estén presentes en nuestra alimentación.

Por eso, debemos prestar especial atención a lo que comemos durante esta época del año, particularmente propensa a resfríos y gripes.

Ningún alimento de forma aislada, genera más defensas que otras para el organismo, no existen alimentos mágicos. Es la combinación de ellos en las porciones recomendadas por su nutricionista que aseguran un balance nutricional adecuado, beneficiando a nuestro sistema inmunológico a defenderse frente a los agentes externos que pueden debilitarlo.

Lo que realmente ayuda es seguir hábitos de vida saludables. Entre esos hábitos se incluye seguir una alimentación equilibrada con alta presencia de frutas y verduras por su contenido en vitaminas y minerales como en fibra, leguminosas, cereales integrales, grasas saludables como aceite de oliva, palta, pescados grasos y frutos secos, y carnes magras.

Pero todo esto no es suficiente, pues también es importante reducir o eliminar los productos que no solo no nos cuidan la salud, sino que además agreden al sistema cardiovascular, como los ultraprocesados, alimentos con excesos de azúcar añadidos, productos con grasas saturadas y los alimentos con exceso de sal.

Dicho de otro modo, no sirve de nada realizar un adecuado y completo desayuno si en el correr del día nuestra alimentación se basará en comida chatarra como hamburguesas, papas fritas, bizcochos, refrescos azucarados, por ejemplo.

También debemos recordar que a la fecha no hay evidencia de que los alimentos sean una fuente o vía de trasmisión de COVID-19, pero sin embargo la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda mantener medidas higiénicas durante la manipulación y preparación de alimentos como forma de precaución, como ser: lavarse las manos, cocinar completamente los alimentos (carnes, pescado y huevos).Evitar la posible contaminación cruzada entre alimentos cocidos y crudos, mantener los alimentos a temperaturas seguras, usar agua y materiales primas seguras.

Fernanda Yozzi
Licenciada en nutrición

Imprimir contenido