21/11/21

Imprimir contenido

¿Qué nos dicen los ojos?

Dra. Amalia Rodríguez
Médica Oftalmóloga de SMI

En Medicina General y en todas sus especialidades los programas para la promoción de la buena salud y prevención de enfermedades son de enorme importancia sanitaria y social.


Por qué es tan importante la consulta periódica en Oftalmología?

Culturalmente pensamos que debemos concurrir al Oftalmólogo cuando tenemos dificultades en la visión ( en busca de lentes por ejemplo ), cuando tenemos molestias en los ojos, traumatismos, etc.
Sin embargo son muchas las enfermedades que se pueden diagnosticar y/o sospechar a través de un buen y oportuno examen ocular.
Afecciones del propio ojo o de otras partes del organismo que se expresan a su través y que pueden llegar a comprometer la vida.

A nivel de los parpados podemos encontrar lesiones cancerosas de piel.
También placas de grasa denominadas Xantelasmas que están relacionadas con enfermedades del corazón y muerte a largo plazo.
Parásitos en pestanas.
Enfermedad tiroidea que produce retracción de los parpados y ojos saltones entre otras cosas.

Hemorragias en la conjuntiva que pueden corresponder a hipertensión arterial.
En la conjuntiva tumores locales e incluso linfoma.

La toma de presión ocular es fundamental ya que el glaucoma es una patología bastante frecuente y la mayor parte de las veces no da síntomas.
Si es diagnosticada y tratada a tiempo se puede prevenir una ceguera irreversible.

En el fondo del ojo se puede hacer diagnostico de una gran cantidad de patologías como la maculopatia que puede comprometer severamente la visión y otras enfermedades degenerativas hereditarias.

Pero además de las enfermedades oculares que iremos comentando en sucesivas publicaciones, con el estudio del fondo de ojo podemos hacer diagnostico de:
Diabetes.
Hipertensión arterial.
Placas de colesterol que ponen de manifiesto enfermedad de la carótida y riesgo de accidente vascular.
Infarto de las arterias y venas de la retina que nos ponen en la pista de riesgo cardiovascular elevado del paciente.
Leucemia.
VIH.
Melanoma maligno, metástasis, y otros tumores.
Infecciones como toxoplasmosis, toxocariasis, tuberculosis, herpes, sífilis.
Enfermedades inflamatorias.
Alteraciones metabólicas.
Toxicidad por metales, medicamentos, alcohol, etc.
Y muchas otras patologías que muchas veces con diagnostico y tratamiento oportunos pueden contribuir en mejorar cualitativa y cuantitativamente la vida de nuestros pacientes.

Por estas razones y otras es que aconsejamos el control oftalmológico rutinario, aunque no se tengan manifestaciones visuales.

Creemos debe incluirse junto con la valoración anual preventiva que se recomienda por Medicina General, Cardiología, Ginecología, Odontología, etc.

En el caso de los niños también es importante la valoración precoz y frecuente ya que también existen patologías como estrabismo, cataratas, glaucoma, tumores, infecciones, así como lesiones asociadas a enfermedades generales que por falta de diagnostico y tratamiento oportuno pueden causar lesiones de muy difícil recuperación o permanentes.

Por lo que acabamos de exponer aconsejamos que los controles oftalmológicos sean periódicos y durante toda la vida.






Encuentre este contenido en:
https://www.smi.com.uy/mvdcms/Institucion/-Que-nos-dicen-los-ojos--uc759